Un envio del blog

Elecciones en Guatemala

Enviado en 17 septiembre, 2011 Para 10:58 am Escrito por en Artículos de opinión

El pasado domingo fueron celebradas las elecciones generales en Guatemala. A nivel presidencial, participaron diez candidatos, quedando en primer lugar, el ex general Otto Pérez Molina, con el 36%. Las encuestas siempre le dieron como favorito, pero con un mayor margen. En segundo lugar, quedó Manuel Baldizón, abogado y de acaudalada posición económica, con el 23%. Ambos se medirán en la segunda vuelta el 6 de noviembre.

Del proceso, quisiera resaltar cuatro detalles:

Primero, en el quinto lugar quedó, nada más y nada menos, que los “votos blancos”, con el 7.83%. Es decir, más de trescientos mil ciudadanos votaron en blanco, una suma significativa, que evidencia un claro descontento con las opciones electorales del hermano país.

Segundo, la única representación de la izquierda fue Rigoberta Menchú, que obtuvo el 3%, un pobre desempeño. Guatemala acaba de enterrar a la izquierda. Una muy mala señal que refleja que, como consecuencia de los años de corrupción, impunidad y criminalidad, los ciudadanos prefieren opciones de derecha, y de extrema derecha, “la mano dura”. Guatemala es el contraste de Brasil, donde no existen partidos de derecha.

Tercero, el partido oficial, el del presidente Alvaro Colom, no participó en estas elecciones, luego de que la candidatura de su exesposa fuese rechazada. ¿Qué papel jugará el presidente Colom, su ex esposa y su partido de cara a la segunda vuelta electoral?

Cuarto, las denuncias de irregularidades en el proceso fueron constantes. Incluso, denuncias muy parecidas a las que se formulan en procesos electorales dominicanos: compra de votos, apertura tardía de centros de votación, lentitud en la entrega de las actas de escrutinio, secuestros de urnas, entre otros. Será interesante ver la respuesta de la misión de observadores de la OEA a estas debilidades electorales.

El 6 de noviembre veremos la decisión final del pueblo de Guatemala.

Comentarios cerrados.