Un envio del blog

Señales

Enviado en 15 octubre, 2011 Para 10:55 am Escrito por en Artículos de opinión

El gobierno continúa en su afán de desconocer las leyes y el ordenamiento jurídico que constituyen la base de la seguridad jurídica, garantía de las inversiones nacionales y extranjeras. El conflicto suscitado entre la DGII y los bancos es el mejor reflejo de lo anterior. La voracidad fiscal del gobierno no puede provocar el desconocimiento de la ley.

La fascinación por el cambio de las reglas de juego es la especialidad de las actuales autoridades. Lo mismo sucede con el sector hotelero, con quien también la administración tributaria mantiene una disputa. ¿Cómo se puede competir con la Riviera Maya si, en vez de ofrecer incentivos, lo que se quiere es cobrar más impuestos?

Pero, el gobierno no se queda ahí. Basta con leer el proyecto de presupuesto de 2012 para confirmar que para las autoridades no existe el principio de legalidad, excepto cuando le conviene a sus propios intereses. Aprobado por el Senado, sin estudiarlo ni revisarlo, aplicando la mayoría mecánica del PLD, el gobierno atropella y violenta las leyes sectoriales que exigen un por ciento específico, como educación, justicia, ayuntamientos y la UASD. No solo no está previsto el 4% para educación, sino que la justicia recibiría el presupuesto más bajo de su historia.

De igual manera, de manera subrepticia, por primera vez en la historia, vulnera la autonomía del órgano regulador de las telecomunicaciones, y le exige que el cincuenta por ciento de la Contribución para el Desarrollo de las Telecomunicaciones, que pagamos los usuarios, le sea transferido al gobierno central.

Violación tras violación. De conflicto en conflicto. Sin dudas, el principal desafío del nuevo gobierno que surja de las elecciones, que será el del PRD, es recuperar la confianza e implantar el imperio de la ley, con transparencia y respeto a la seguridad jurídica, eje del Estado de Derecho.

Comentarios cerrados.