Un envio del blog

Entrevista a Miguel Ceara Hatton

Enviado en 26 febrero, 2012 Para 1:35 pm Escrito por en Entrevistas

ORLANDO JORGE MERA entrevista esta semana al reputado economista e intelectual Miguel Ceara Hatton, con quien analiza la política asistencialista del actual gobierno y su fracaso, al no poder generar cambios en la condición de pobreza extrema de la gran mayoría de los dominicanos. Pobreza, corrupción, impunidad, concentración de poder son los males de nuestra sociedad que se han profundizado por la actitud del gobierno del presidente Leonel Fernández, y que a juicio de Ceara Hatton están generando una gran exclusión, dividendo al país y llevándolo a una situación crítica, que de no romperse lo aleja de la posibilidad de crear en República Dominicana una sociedad basada en derechos.

………………………………………………………………………………………………………………………

 

 

 

 

 

 

LECTURA:
Orlando Jorge Mera (OJM)
Miguel Ceara Hatton (MCH)

INTRODUCCION:
OJM: En el programa de hoy trataremos un tema de vital importancia para la República Dominicana: las políticas asistencialistas que ha tenido el gobierno del presidente Leonel Fernández y el Partido de la Liberación Dominicana en los últimos 8 años, ¿se ha reducido o no la pobreza en nuestro país? ¿han sido correctas o no estas políticas asistencialistas? Para ello vamos a contar como invitado en nuestro programa de hoy al destacado economista e intelectual Miguel Ceara Hatton, quien ha sido autor de diversos libros y columnista y articulista de diarios de circulación nacional. También ha sido funcionario de organismos internacionales en la República Dominicana.

Con Miguel Ceara Hatton vamos a conversar de temas de vital importancia para el desarrollo económico, humano y social de nuestro país. Siempre hemos sostenido que en nuestro país coexisten dos sociedades en un mismo territorio nacional. Y la muestra de ello lo tenemos al visitar los barrios de la ciudad de Santo Domingo o de cualquiera de las principales ciudades de nuestro país, donde siempre nos vamos a encontrar con ese contraste, es muy distinto a las grandes construcciones, a los túneles, a los metros que se han construido en la ciudad de Santo Domingo.

Y precisamente, como una muestra de la difícil situación por la que atraviesan millones de familias en nuestro país, vamos a presentarle un reportaje hecho en esta semana. Nos pasamos un día completo con una familia de un barrio, en La Zurza. Me refiero a la familia de doña Calcia, madre de 81 años de edad, con hijos y nietos, que tiene que sobrevivir diariamente frente a una terrible situación económica. Veremos en el transcurso del programa cómo esta familia desayuna, cuál es su almuerzo y cuál es su cena. Cómo tiene que pasar todo un día para que sus nietos puedan ir a la escuela y para que sus hijos que han solicitado empleo, pero que no han podido conseguirlo, puedan también sobrevivir en esta sociedad. Esta es solo una muestra de la realidad social que vive la mayoría de los dominicanos y dominicanas en nuestro país.

Por otra parte, permítanme comentarles algunos acontecimientos que han sucedido en esta semana. El Partido de la Liberación Dominicana y el gobierno del presidente Leonel Fernández continúan en su actitud intolerante frente a todos aquellos que disienten del gobierno y de la política oficial. El domingo pasado una marcha de mujeres en el barrio Los Ciruelitos, de Santiago, fue víctima de un atropello policial al extremo de producir heridos.

Esta marcha se enmarcaba dentro de una protesta por el alto costo de la vida y contrasta el hecho de que el gobierno, pocos días después, anunciara un pacto contra la violencia de género cuando la propia Policía Nacional fue la causante de que esta marcha fuese dispersada a bombazos y a tiros, la misma institución que está encargada de velar por el orden, y este hecho, si lo incluimos dentro de la actitud que ha tenido el gobierno en los últimos días y semanas, de atropello, de allanamientos a medios de comunicación en una clara línea de limitar la libertad de expresión y difusión del pensamiento, nos lleva a la preocupación de que esta campaña electoral que ya se ha iniciado oficialmente, será una campaña muy tensa e intensa y que los dominicanos tenemos que tener la prudencia necesaria para evitar que se convierta en una campaña violenta y que pueda generar pérdidas lamentables de vidas.

Mañana 27 de Febrero el presidente Leonel Fernández se va a dirigir al país. Será su última comparecencia ante la Asamblea Nacional para presentar su rendición de cuentas. Lo que la mayoría de los dominicanos quiere ver es que el presidente Leonel Fernández no presente un país que es sea distinto a lo que en la realidad los dominicanos estamos viendo. Este es un gobierno que ha estado acusado por serias denuncias de corrupción; este es un gobierno con un modelo económico que ha implementado en los últimos 8 años que ha ocasionado pobreza; y este es un gobierno que en el curso de los últimos 8 años ha creado un clima de impunidad como nunca antes habíamos visto y ha fomentado el dominio y control del gobierno y del Partido de la Liberación Dominicana en todos los poderes del Estado. Y por ello, tal y como lo dijimos en la semana pasada, este gobierno se encamina hacia una dictadura constitucional y por lo tanto, los dominicanos tenemos la gran oportunidad el 20 de mayo de producir un cambio, de tal suerte que se genere un equilibrio en los poderes del Estado.

Esperamos que el presidente de la República, doctor Leonel Fernández, en el marco de su discurso a la Asamblea Nacional le presente al país una nación que está clamando por un nuevo rumbo, y le presente al país una nación que no exactamente es la que ha querido promover y difundir el Partido de la Liberación Dominicana.

Les invito a que después de la pausa me acompañen a la entrevista que le haré al destacado economista dominicano, Miguel Ceara Hatton. No sin antes unirme a dolor de la familia del periodista y amigo Juan Alfonseca, colaborador de este programa, que lamentablemente falleció en el trascurso de la semana pasada. Mi solidaridad y condolencias a su familia. La República Dominicana ha perdido a uno de los seres más creativos que he conocido en el arte de la comunicación y de la propaganda política.

LA ENTREVISTA:
OJM: Es para mi un grato honor tener en nuestro programa, una vez más, a Miguel Ceara Hatton destacado economista e intelectual de nuestro país. Miguel, muchas gracias por corresponder con nuestra invitación. Queremos abordar en este programa una especie de balance de lo que han sido las políticas sociales en el gobierno del Partido de la Liberación Dominicana. A tu juicio, ¿Cuál es el diagnóstico de estas políticas sociales en los últimos 8 años? ¿Vamos en la dirección correcta?

MCH: Estamos en un proceso de transición. Después de la Ley de Seguridad Social y la Ley General de Salud se dio un cierto cambio a movernos hacia una política social basada en derechos, en principio. Como siempre, nosotros siempre tenemos las mejores legislaciones, la mejores leyes las tenemos nosotros. Lo que ocurre es que esas leyes o no se aplican o se aplican mal. La ley te fija un horizonte, nunca se cumplen los plazos. Entonces, en general, digamos que desde el punto de vista legal estaríamos en una transición. Hemos tenido mejoría, por ejemplo el SIUBEN, el Sistema Único de Beneficiario, como concepto es correcto, o sea, es identificar a los pobres, a personas en situación de privación, para darle asistencia. Lo que ha ocurrido en el país es que cuando tú tienes trasferencia condicional, tienes transferencia, por un lado, recursos que le das a la gente a cambio de que la gente haga algo. En el sentido de crearle capacidades a la gente para que pueda salir de la pobreza.

OJM: Como por ejemplo, que una persona que sea beneficiaria puede que sus hijos a cambio estén en el colegio, puedan tener buenas notas…

MCH: …Exactamente, es la condicionalidad. Que los niños y niñas vayan a hacerse un chequeo médico, los padres lo lleven. En fin, la idea es la condicionalidad, es que tú vayas creando capacidades en la población para que pueda romper ese proceso de la pobreza, ese círculo de la pobreza. Pero, ¿qué ocurre? Que la prioridad que ha dado el gobierno es a hacer crecer la parte de la transferencia dejando atrás la parte de la condicionalidad. Entonces, a pesar de que ha habido esfuerzo, yo creo que ha habido, y la gente racionalmente entiende lo que significa la condicionalidad, la práctica política al final ha sido lo contrario.

OJM: ¿Se ha convertido esa política social en un instrumento clientelar?

MCH: …Se ha convertido en parte en un instrumento clientelar, se ha reforzado más lo de la transferencia que es darte la fundita, en el fondo es una fundita. Hay una lucha por querer recibir esos recursos, no como derechos sino como favor. Entonces eso ha desvirtuado un poco el programa. En principio está bien diseñado, es bien concebida la idea pero al no implementarse completamente caemos en ese desbalance.

OJM: ¿Tú crees que la corrupción ha estado presente en todo este asunto de la decadencia que ha habido de las políticas sociales? ¿Qué papel tú crees que ha jugado la corrupción en este aspecto?

MCH: Todas las mediciones que tú haces en República Dominicana te indican que la corrupción está creciendo. La percepción de la corrupción y la corrupción. De hecho, los expertos en estos temas te dicen que hay una tendencia a la convergencia entre la percepción y los hechos. Obviamente no puedes medirlo, es muy difícil medir la corrupción porque es un acto ilícito. Pero sí a través de la percepción puedes saber hacia dónde se está moviendo. Definitivamente, en la sociedad dominicana, en el Estado dominicano, hay una tendencia cada vez más fuerte hacia la corrupción. Y te doy un dato, yo lo saqué hace días. Es insólito que este país, entre 2010 y 2011, sea el 3er país en el mundo, de 177, que más posiciones pierde en percepciones de corrupción. Lo que quiere decir que toda la actividad pública, con sus excepciones con mucha seguridad, no dudo que hayan funcionarios públicos honestos, serios comprometidos, trabajadores. Pero la cultura general de este Estado es precisamente, el eje central, es la corrupción.

OJM: ¿Como están los indicadores del índice de corrupción comparados con los niveles de pobreza en nuestro país?

MCH: En general, hay una asociación entre los niveles de pobreza de un país y los niveles de corrupción. Y más que nada los niveles de desinstitucionalizacion, o sea, al final de cuenta la corrupción es expresión de un alto nivel de desinstitucionalización del país, de la pérdida o de la disolución o relajamiento, si lo quieres decir de alguna manera, del estado de derecho.

OJM: Vamos a hacer una pausa para presentar este reportaje que hicimos a propósito del tema que tratamos hoy. Identificamos una de las tantas familias que viven en el barrio La Zurza, en Santo Domingo, y nos pasamos con esa familia el día completo, desde el amanecer hasta el anochecer. Veamos cómo sobrevive una familia de muy escasos recursos en nuestro país dentro de este contraste que se vive en la República Dominicana, en el que pocos tienen grandes oportunidades y muchos tienen que sobrevivir en circunstancias muy difíciles. Veamos el hogar de doña Calcia, quien a sus 81 años de edad nos recibió en su casa conjuntamente con sus hijas y nietos.

REPORTAJE:
OJM: Hemos visto la primera parte de este reportaje de la vida diaria de doña Calcia y su familia en la Zurza. ¿Qué lección podemos sacar de esta primera parte del reportaje que hemos visto, las dificultades que tiene una familia para obtener alimento para el desayuno, y que sus hijos puedan ir a la escuela con cierta alimentación básica?

MCH: Yo creo que estas condiciones de vida tan indignas de pobreza, de tanta limitación, lo que nos está reflejando es que el desarrollo es mejorar las condiciones de vida de la gente. Y que el desarrollo es un hecho de la vida cotidiana. Es que cuando tú te levantes puedas tener acceso a un trabajo digno, a alimentarte correctamente, bien. Que puedas salir y tomar un transporte, que tus hijos puedan ir a una escuela de calidad, que puedas tener una salud. Eso es el desarrollo, el desarrollo no es hacer edificios, no es hacer Metros, no es crecer el Producto Interno Bruto, es que la gente viva mejor. Y lo que nos está indicando las condiciones de vida de esa familia es que a pesar del crecimiento, del 7% del crecimiento, ese crecimiento no le llega a la gente. Porque no hay una política deliberada de cómo gastar en beneficio de la gente. La gente se ha invisibilizado en los últimos años, las personas. Tenemos muchas cosas, carreteras, calles, avenidas, túneles, preciosos, lindísimos. Pero no tenemos la gente en las condiciones de vida necesarias para que puedan disfrutar de esas cosas.

OJM: Siempre hemos hablado de la existencia de dos sociedades en una sociedad, en un país, y cuando uno observa este tipo de drama que viven miles, ciento de miles, millones de dominicanos, uno se pregunta ¿hasta qué grado va a llegar el nivel de desigualdad en nuestro país? Este modelo que hemos tenido, que como te he escuchado en otras ocasiones, ha creado ciudadanos de primera, gente de segunda categoría…

MCH: …Yo diría hoy gente de segunda, ni siquiera llegan a categoría de ciudadano.

OJM: …Gente de segunda. ¿Hasta donde vamos a llegar?

MCH: Yo creo que hay una tendencia en la sociedad dominicana a la segmentación y a la fragmentación. O sea, si tú te pones a ver el territorio, lejos de ver un proceso de convergencia hay un proceso de divergencia. Las zonas que son más ricas son más ricas en el tiempo, y las más pobres se empobrecen más. Así pasa en lo social, las distancias sociales crecen en la sociedad dominicana y eso se reproduce a través del sistema educativo, del sistema de la salud. Por ejemplo, cuando muchos de los hijos de ciudadanos dominicanos van a escuelas de mala calidad, ¿que están haciendo? Reproduciendo su situación de pobreza, y me dicen que tenemos plata para un Metro, pero no tenemos dinero para mejorar la calidad educativa de la población. Cuando nuestros conciudadanos van a hospitales de mala calidad están reproduciendo la desigualdad. Cuando el sistema de justicia atiende de manera diferente a las personas que tienen recursos frente a los que no tienen, estamos reproduciendo la desigualdad. Entonces estamos dividiendo, estamos fragmentando, y eso es a lo que yo llamo ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda, a eso se le agrega también todo el problema de la cultura política. Donde si tú estás en el oficialismo, tienes mucho acceso a muchas facilidades que no tienes si eres un ciudadano que no tiene ningún vínculo con esa política. Eso es lo que genera el clientelismo. Entonces, tengo que “buscármela” como una forma de tener acceso…

OJM: …Una movilidad social…

MCH: …Buscando una movilidad social. El mecanismo de movilidad social se ha convertido en la política en el acceso a esa fuente de clientelismo.

OJM: En el caso de nuestro país con relación a la distribución de la riqueza que como tú bien señalas ha habido crecimiento pero ese crecimiento no llegas a las grandes mayorías. ¿Como están estos indicadores en cuanto al nivel de riqueza por habitante en nuestro país?

MCH: Nosotros somos uno de los países más desiguales del mundo, somos como el lugar número 20 en el mundo, de 140 o 150 países, no me acuerdo ahora, pero en ese orden de magnitud. Indudablemente, no hay una medición per cápita, pero en este país, por ejemplo, la distribución del ingreso está muy concentrada en aproximadamente el 20% de la población, … menos del 20% tiene como alrededor del 40 o 45%; y el 20% más pobre no llega ni al 2% del ingreso, 2% o 3% del ingreso. Hay una excesiva concentración, la distancia promedio entre los que ganan en el 20% más rico frente a los que están en el 20% más pobre es 15 o 16 veces, y eso se ha mantenido relativamente.

OJM: ¿El modelo ha fomentado esta desigualdad, esta brecha social que ha separado más a los pocos que tienen mucho de los muchos que tienen poco?

MCH: Así es, la exclusión es la característica, lo he dicho cientos de veces y no me cansaré de repetirlo, que la característica del modelo económico, institucional y social de nuestro país es generar exclusión social. Esa es la característica principal.

OJM: ¿Que impacto tiene esa exclusión en el desarrollo humano? hay jóvenes que no pueden tener empleos ¿en la misma educación?…

MCH: …Somos el país que en America Latina proporcionalmente tiene los más “ni ni”: ni estudian, ni trabajan. O sea, poblaciones que deberían estar estudiando, pero ni estudian, ni trabajan. No recuerdo ahora exactamente el número, pero sí con certeza te puedo decir que somos proporcionalmente el país que más población tiene en esa condición. Indudablemente vivimos en un orden que está reproduciendo permanentemente eso, lo que produce el desencanto porque además como hay un estado de derecho muy débil, hay una gran desigualdad. La gente lo que dice es “bueno pero aquí no hay opción”, y eso produce un desencanto y obliga o presiona a la gente a que decida tomar un barquito…

OJM: …Pero frente a esa realidad que tú describes, el gobierno diariamente habla de un progreso.

MCH: Porque el gobierno mide el progreso por las cosas, no por la calidad de vida de la gente. Yo creo que esa es la característica de estos años, hay una fijación en las cosas. Por ejemplo, tú vas a la Universidad Autónoma de Santo Domingo y encuentras edificios bonitos…

OJM: …que tiene el parqueo más caro del Caribe…

MCH: Sí, pero cuando tú vas a la biblioteca, ¿cuál es el fondo de libros que hay acá? No tiene relación el edificio con la calidad o con la escuela, en realidad. Hay una inversión en la cosa, hay una fijación en la piedra, no en la calidad de vida de la gente. Y eso es lo que necesariamente tiene que cambiar en este país.

OJM: Y lo mismo se explica entonces esa ausencia de descentralización, o sea, todo está concentrado en la capital y como mucho en Santiago, por ejemplo.

MCH: Claro. Y si tú comparas el polígono central con Hondo Valle, en Elías Pina, tú vas a ver que es una cosa abismal la diferencia?
REPORTAJE

OJM: En todo el programa hemos visto el diagnóstico de la situación económica del país y uno se pregunta el por qué el gobierno exhibe distintos programa de lucha contra la pobreza, que a veces se duplican y triplican, y sin embargo los niveles de pobreza se mantienen igual o van en aumento. ¿A qué tú le atribuyes que esos programas no hayan sido tan efectivos en la reducción de la pobreza?

MCH: Porque esto es una economía que no genera empleo. Una economía que no genera empleo tú tienes un proceso permanente de generación de pobreza. Tu estás creciendo, dicen que estás creciendo, pero no estás creando empleo en la misma magnitud en que creces. Entonces estás creando una masa permanente, creciente, de personas que están en condición de pobreza…

OJM: …quienes reciben el subsidio o la asistencia del gobierno se conforman solo con eso y entonces no encuentran oportunidades de empleo.

MCH: Claro, 700 pesos. Piensa en una familia de 4 o 5 miembros, ¿qué puede hacer con 700 pesos? ¿Cuántos días puede comer? ¿Cuántos días de transporte puede pagar? Probablemente una familia que reciba esos recursos, -por supuesto que es mejor que no recibir nada, eso hay que tenerlo claro-, pero no va a resolver sus problemas, porque el problema esencial de esta economía es que no está creando empleos, porque por más dinero que tú le des a las personas que están en situación de pobreza no les va a dar para sobrevivir. La asistencia social es una parte de la política social que va dirigida a aquellos grupos de personas que por ciertas condiciones no tienen posibilidades de acceder a la universalización de los servicios públicos. Tú le das apoyo especial, concreto, a una persona porque está en una situación de extrema pobreza o porque está en una situación de discapacidad física, para que esa persona pueda ponerse al mismo nivel que el resto de la sociedad. Es una forma de empujarlo, de apoyarlo para que avance. Pero, ¿qué ocurre? que hoy día en eso se ha concretado la política. Si no estás creando empleo, que sería el mecanismo de empujar, de atraer, de hacer que la gente mejore, se quedan con los 700 pesos, que por supuesto para el que los recibe es mucho mejor recibirlos que no recibir nada en esas condiciones de pobreza.

OJM: ¿El principal desafío que tenemos como sociedad es la generación de empleos?

MCH: Es la generación de empleos. Es la única forma de generar una sociedad más incluyente. Y empleos de calidad, ese es el segundo elemento. Empleos, y empleos de calidad para poder sobrevivir como sociedad y poder reestructurarnos, mejorarnos, desarrollarnos y poder realmente hablar de desarrollo. Desarrollo es la gente. Entonces la gente se desarrolla cuando tiene empleo, cuando tiene acceso a los servicios, cuando puede participar en tomas de decisiones, en la vida social.

OJM: La vinculación de la pobreza con la delincuencia, el hecho de no tener empleos es una causante…

MCH: …La vinculación es por la desigualdad. Porque pobreza no significa necesariamente delincuencia. De hecho pueden darse mecanismos de solidaridad muy fuertes en los sectores pobres. En los estudios que nosotros hemos hecho lo que encontramos es que en comunidades donde hay pobreza lo que uno encuentra es que hay mucha, a veces, solidaridad. Lo que genera la violencia social es la desigualdad, porque la desigualdad lo que te provoca es desesperanza, impotencia, frustración y eso es lo que te genera la violencia social. Entonces, si tú tienes pobreza con desigualdad, además de instituciones que no están operando, que no están funcionando, tú dices “bueno, ¿qué opción tengo en la vida?, me voy por un camino quizás más fácil o quizás más difícil, pero me voy por otro camino.

OJM: O como la tragedia que sucedió en Sabana de la Mar recientemente, donde fallecieron más de 50 dominicanos que buscaron el camino del viaje ilegal…

MCH: Desesperanza, eso es, impotencia. Imagínate tú el nivel de desesperanza, desesperación, impotencia, desencanto que le genera a un dominicano para tomar la decisión de montarse en un barquito, en una yolita, y cruzar el Canal de la Mona con una alta probabilidad de que quizás no llegue. Buscando una esperanza.
OJM: Y lamentable la reacción del gobierno. Por un lado, algunos voceros oficiales diciendo que eso es parte del espíritu aventurero de la República Dominicana en una clara desconexión de la realidad que se vive en nuestro país. O el ejemplo del presidente Fernández que prefiere solidarizarse con los fallecidos en el incendio de la cárcel de Honduras a expresar algún tipo de condolencia o pésame con los fallecidos aquí en Sabana de la Mar.

MCH: Tuvieron que poner los cadáveres en lonas plásticas, los enterraron en fosas comunes, no ataúdes para poderlos enterrar. Ese es un abandono, ese el problema, ese es el abandono.

OJM: A propósito de abandono, vamos a ver la tercera entrega del reportaje que hemos hecho sobre la vida de una familia en la Zurza, veamos

OJM: Esta familia recibe la tarjeta Solidaridad, el monto que reciben de 700 pesos les da para cubrir dos días. Y sin embargo, y este es un dato interesante, la hija ha hecho algunos cursos para tener algún tipo de empleo pero no lo ha podido conseguir. En definitiva, volvemos al punto nodal, ¿ha sido esta política asistencialista la correcta?

MCH: Lo que nos está diciendo es que definitivamente no es la salida. En general, la política social dominicana ha sido deficiente. No hay una política deliberada de empleos, yo creo que ese es el mensaje principal. Repito lo que te dije en el segmento anterior, el problema es el empleo en esta sociedad. Porque al final de cuentas, como dice la señora en el reportaje, la hija no tiene posibilidades aun cuando se eduquen y quién sabe cual es la calidad de esa educación. Eso es lo que te genera desesperanza.

OJM: ¿Como tú ves las expectativas de cambio, de cambio del modelo que hemos tenido en los últimos ocho años? ¿Cómo ves las expectativas que tienen amplios sectores de la vida nacional de que pueda cambiar esta situación?

MCH: El gran problema de la sociedad es en parte el problema de la corrupción, la impunidad, todo estos procesos de concentración de poder que están generando exclusión. Complicidades, impunidades, concentración. Llegamos a un punto donde se tiene que romper eso, porque si no se rompe no hay probabilidad de crear una sociedad diferente, una sociedad basada en derechos. Porque a eso es a lo que debemos aspirar los dominicanos, a una sociedad de derechos donde yo por ser ciudadano o ciudadana dominicana no sea un ciudadano o una ciudadana de segunda, o mejor dicho, gente de segunda. Si no que por ser ciudadano o ciudadana de este país tenga todos los derechos que me corresponden de la ciudadanía.
La única forma de romper eso es cambiando las cosas. Yo creo que hay un modelo de autoritarismo que concentra el poder, que genera exclusión y que impide los cambios que necesita este país. La decisión tendrá que tomarla la población, si continuamos montados en este proceso donde hay negación de derechos, donde hay exclusión o si hacemos un cambio hacia una nueva restructuración de la sociedad dominicana, basada en los derechos. Ese es el gran desafío, yo creo que esa es la gran decisión que tendrá que tomar la sociedad dominicana.

OJM: Miguel, tú tomaste a final de año pasado una decisión responsable, como un profesional reputado, con grandes aportes a la vida institucional y económica del país, de apoyar al candidato presidencial Hipólito Mejía del Partido Revolucionario Dominicano. Desde tu punto de vista, ¿es Hipólito Mejía el símbolo de ese cambio al que te refieres?

MCH: Yo tomé la decisión de apoyar la candidatura de Hipólito Mejía, precisamente porque estoy convencido de que es la única forma de romper con esta fuerza autoritaria, concentradora de poder, algunos hablan ya de una dictadura constitucional , o sea, de crear todo un mecanismo institucional de concentración de poder. Si no rompemos esto, no vamos a tener posibilidad de construir una sociedad basada en derechos. Creo que Hipólito Mejía representa la oportunidad de ruptura con estas formas autoritarias y de movernos hacia formas más democráticas.

OJM: ¿Tienes un mensaje de cara a las elecciones del 20 de mayo, para muchos ciudadanos que probablemente
no hayan tomado una decisión con respecto a las candidaturas que están en oferta?

MCH: Mira, yo te diría una cosa, Hipólito Mejía cometió muchos errores, eso no se puede negar. Pero lo importante es que haya aprendido de esos errores. Yo prefiero a un Hipólito Mejía que está consciente de todas las equivocaciones que tuvo y de los errores que cometió y que está dispuesto a corregirlos. Que tiene una única oportunidad de corregir y de enmendar las equivocaciones que se dice la “Madre Teresa de Calcuta”, alguien que me dice “yo soy lo máximo, soy bueno, absolutamente”. Pero si esto es lo bueno, si tenemos esta sociedad ahora, ¿vamos a tener una continuidad de lo mismo? Mi decisión fue, y yo invito a la gente a que reflexiones sobre eso, optar por el cambio. Entiendo que el cambio lo representa Hipólito Mejía.

OJM: Gracias por haber estado con nosotros y por tus opiniones siempre muy responsables que te hacen un economista, un intelectual, de mucha reputación en nuestro país. Yo coincido contigo en que Hipólito Mejía y el PRD representan el cambio de cara a las elecciones del 20 de mayo.

A ustedes, amigos televidentes, será hasta la próxima entrega de LIDERES.

L I D E R E S
El programa de ORLANDO JORGE MERA.
Domingo 26 de febrero de 2012/ 9:00 AM/ Color Visión/ Canal 9.

Comentarios cerrados.