Un envio del blog

Lo que está en juego

Enviado en 25 febrero, 2012 Para 11:00 am Escrito por en Artículos de opinión

El lunes se conmemora el 168 aniversario de la Independencia Nacional, fecha propicia para reflexionar sobre el presente y el futuro del país. Nunca como ahora se habían tendido tantas amenazas a la institucionalidad democrática, como consecuencia de la concentración de poder que tiene el PLD en sus manos.

Este dominio sobre los poderes del Estado se agrava ante la apabullante corrupción oficial, que ahora garantiza impunidad al controlar los principales puestos en las denominadas Altas Cortes. La movilidad social generada por el PLD en un círculo íntimo de funcionarios, cuyos patrimonios y fortunas no resisten ningún tipo de análisis, está asegurada ante cualquier eventual controversia en los foros judiciales.

Si con la anterior Suprema Corte de Justicia, a pesar del voto responsable de tres magistrados, el gobierno logró una decisión acomodada a sus intereses en el caso Sun Land, no hay dudas de que con la actual los chances de éxito son mínimos, por no decir ninguno, cuando estén en causa los intereses protegidos del PLD.

A todo lo anterior se agrega la connivencia de sectores oficiales con el narcotráfico y el lavado de dólares, evidenciada no solamente con las declaraciones de acusados en cortes internacionales, sino también en decisiones unilaterales tomadas por el gobierno de Estados Unidos que afectan al entorno presidencial.

El clima se crispa con las actitudes intolerantes de algunos sectores oficiales ante quienes públicamente disienten del gobierno, incluyendo atropellos a marchas de mujeres que reivindican sus derechos sociales.

El 168 aniversario de la Independencia llega en un momento culminante. Los valores patrios deben ser retomados por aquellos ciudadanos que queremos que nuestros hijos y nietos vivan en democracia plural, con respeto a la libertad y a la dignidad. Es lo que está en juego en las elecciones del 20 de mayo.

Comentarios cerrados.