Un envio del blog

El mejor homenaje a Peña Gómez

Enviado en 10 mayo, 2012 Para 9:04 am Escrito por en Artículos de opinión

Hace hoy 14 años que el más grande líder de masas dominicano partió de esta tierra que tanto amó para observarnos desde el cielo.

El doctor José Francisco Peña Gómez nunca ha dejado de observarnos.

Partió dolido por la situación de inequidad que se vivía en el país en 1998 fruto de un ejercicio de gobierno excluyente y comesolo, gestado por los verdugos que cercenaron la democracia en 1994.

Los mismos verdugos que hoy maquinan, maniobran y manipulan para nuevamente cercenar la voluntad popular el próximo día 20, impidiendo que el ingeniero Hipólito Mejía gane las elecciones, asuma el poder y encamine la nación dominicana por los caminos del progreso verdadero, el progreso con rostro humano.

Esos mismos verdugos que jamás perdonaron el color de la piel y la estrella política de Peña Gómez, hoy se asocian para instaurar una dictadura constitucional que condene al pueblo dominicano al gobierno de un partido y clase económica única: el PLD que todo lo controla, y que pretende decidir todo en nuestro país.

El doctor José Francisco Peña Gómez fue un demócrata de los pies a la cabeza.
Su vida fue una lucha constante por el bienestar y la libertad del pueblo dominicano.

Enfrentó la dictadura, la tiranía, el despotismo. Su visión, su estrategia y la plataforma liberal en la que definió al Partido Revolucionario Dominicano hicieron posible que la democracia renaciera en 1978.

Esa identificación, esa defensa a la democracia política y económica que identifica al PRD, esa decisión de trabajar por el bienestar del pueblo dominicano, no se le perdona al PRD ni a sus dirigentes.

Hoy día vemos cómo el afán continuista del presidente Leonel Fernández pretende cambiar nuestra esencia republicana por otra de corte monárquico y sucesoral.

Esas pretenciones malsanas, antidemocráticas, dictatoriales, hay que detenerlas.

El Partido Revolucionario Dominicano, junto a las fuerzas sociales, económicas y políticas del país, está en la obligación sagrada de no dejar que la Repúblia caiga nuevamente en otra dictadura, por más ilustrada que ésta sea.

El quiebre de esas pretenciones se va a iniciar el próximo día 20, cuando el PLD, cuyos dirigentes se han convertido desde el poder en el principal grupo económico del país, pierda las elecciones y el Poder Ejecutivo esté en manos del PRD y las fuerzas sociales y políticas que aman la República.

La tarea que tenemos por delante es árdua. El presidente Hipólito Mejía compara su lucha por ganar las elecciones como la lucha entre David y Golliat. Yo digo que, guardando las distancias, la lucha del PRD y el pueblo dominicano es más que titánica.

Por más que usen los dineros públicos, por más control de los estamentos del Estado que tengan, por más que se ufanen y fanfarroneen, el PLD y su gobierno no son ni omnipresentes ni invencibles.

Las declaraciones públicas, las denuncias contra el PRD, las amenazas, la avasallante publicidad, la asqueante campaña sucia contra el presidente Hipólito Mejía, las manipulaciones a la opinión pública, la forma desaforada en que el misno presidente Leonel Fernández está calle al medio haciendo proselitismo, muy alejado de su responsabilidad de gobernante, son señales de que el Leon y su cachorro están heridos de muerte.

De el doctor Peña Gómez los perredeístas aprendimos que cuando un pueblo toma una decisión ese pueblo es indetenible.

Y lo que se siente en las calles, lo que todos sabemos, incluyendo al PLD, al presidente Fernández, a Danilo y Margarita, lo que se siente es que el pueblo dominicano quiere un cambio, un cambio verdadero.

Pero aún así el león herido da zarpazos y trata de confundir.

Hoy faltan apenas 10 días para las elecciones. 10 días para que el presidente Hipólito Mejía y el Partido Revolucionario Dominicano asuman nuevamente la presidencia de la República.

Hemos visto muchas cosas en lo que va de campaña electoral. Y lo que falta en estos 10 días es inimaginable. Debemos estar preparados.

Nuestros adversarios tienen armas poderosas, pero viles. Han demostrado que con la falta de escrúpulos se vive cuando de destruir reputaciones, de enlodar y de dañar imágenes se refiere, con tal de quedarse en el poder por las malas, porque bien saben que por las buenas ya perdieron.

De el doctor José Francisco Peña Gómez los perredeístas aprendimos a acorazarnos en la verdad y el amor a la Patria para resistir las embestidas e imponernos en la batalla.

Hoy la Patria libra una batalla a vida o muerte. Esta democracia que el PRD trajo a la República Dominicana hace 50 años está en peligro.

Hoy tenemos al PLD que todo lo controla y aspira al absolutismo.

El mejor homenaje que nuestro partido, que el PRD le puede hacer al doctor José Francisco Peña Gómez, es devolverle al pueblo dominicano esa libertad y democracia que trajo hace 50 años. A trabajar para ganar el 20 de mayo, e iniciar la recuperación de la democracia, con Hipólito Mejía como presidente, para que tengamos un mejor país, pero para todos.

10 de mayo de 2012.

Comentarios cerrados.