Un envio del blog

¿Sin reforma política?

Enviado en 27 octubre, 2012 Para 11:00 am Escrito por en Artículos de opinión

La discusión sobre la propuesta de reforma fiscal ha desnudado las debilidades y las carencias institucionales. Por un lado, el partido de gobierno utilizó los recursos públicos para imponerse en las pasadas elecciones; y por otro lado, el déficit fiscal es una consecuencia directa de que no existen mecanismos efectivos que sancionen las violaciones a las leyes del presupuesto, aún cuando esas sanciones estén previstas.

El sistema político – electoral nacional se ha agotado. Con el andamiaje jurídico y legal que existe no se puede enfrentar la gran debilidad institucional develada por la crisis económica. El gobierno dispone de mecanismos financieros internos que le permiten disponer los recursos del estado para ser utilizados en diferentes objetivos políticos sin que exista los controles y contrapesos necesarios. No hay por lo tanto equidad en la competencia política.

Para enfrentar esta realidad, hay dos etapas necesarias para prevenir y evitar que este desastre se repita en el futuro: Primero, es necesario normar y reglamentar los instrumentos de supervisión presupuestaria del Estado y de sus entidades descentralizadas para regular el proceso previo a la celebración de las elecciones nacionales, estableciendo topes y controles transparentes; y Segundo, es necesario establecer una ley de garantías electorales que doten de confianza y credibilidad el proceso eleccionario, conjuntamente con la ley de partidos políticos, tan necesaria.

Es incomprensible que se hable de reforma fiscal sin una reforma política. Ambas deben ir en el mismo nivel. Si el PLD aprueba el nefasto paquete impositivo, sin la correspondiente reforma política, dentro de poco, se volverá a repetir la actual historia. Volverá otro parche tributario.

Hay que establecer mecanismos que establezcan responsabilidades y rendición de cuentas, como parte de una reforma política que nos coloque en otro nivel institucional más fuerte y transparente.

Comentarios cerrados.