Un envio del blog

Cien días

Enviado en 24 noviembre, 2012 Para 9:53 am Escrito por en Artículos de opinión

El presidente Danilo Medina cumple hoy sus primeros 100 días en el gobierno.  A diferencia de lo que ocurre cuando suceden cambios de gobierno, la única novedad ha sido la figura del presidente, pues la gran mayoría de los funcionarios del gobierno anterior fueron ratificados en sus funciones. El gobierno, por tanto, nació “viejo”.

Esa sensación de vejez quedó marcada el mismo día en que el presidente tomó posesión, el 16 de agosto, cuando, luego de levantar las esperanzas y las ilusiones con su discurso inaugural, las mismas se desvanecieron con los nombramientos de su gabinete. ¿Cómo, por ejemplo, implementar nuevas políticas económicas cuando tiene el mismo equipo económico del gobierno anterior? ¿Cómo ejecutar nuevo plan de seguridad ciudadana con el mismo ministro de interior del gobierno anterior?

La sencillez y sobriedad del presidente es recibida con muy buenos ojos por parte de la mayoría de los dominicanos. Es lamentable, sin embargo, que no todos en su gobierno, exhiben la misma conducta. Parecería como si sólo la política de austeridad se aplica en el segundo piso del Palacio Nacional. Duplicidades y triplicidades en la nómina pública,  escándalos de pensiones y compensaciones de funcionarios públicos, y  ausencia de exigir responsabilidades ante inconductas del pasado gobierno han caracterizado estos cien días.

Ante el déficit fiscal heredado por el gobierno de parte del anterior gobierno del PLD, el gobierno ha impuesto el sexto parche tributario en contra de la mayoría de los dominicanos que no fuimos los responsables de los platos rotos provocados por el mismo partido oficial.  La exigencia de establecer responsabilidades y sancionar lo ocurrido ha provocado la movilización de la clase media en distintas jornadas de protesta.

El PLD controla todos los poderes del Estado. Estos primeros cien días han demostrado que no controla la voluntad mayoritaria de los dominicanos, que reclaman una nueva forma de ejercer la función pública. Con más transparencia y más cercana a los ciudadanos. Nunca es tarde para rectificar, presidente Medina.

Comentarios cerrados.