Un envio del blog

2012: Las tres “C”

Enviado en 15 diciembre, 2012 Para 9:37 am Escrito por en Artículos de opinión

Si me preguntasen cómo resumiría lo que ha sido el año 2012 para nuestro país, lo sintetizaría en tres palabras que inician con la letra “C”: Crisis, corrupción y criminalidad. Es lo que hemos estado viviendo los dominicanos en estos casi 365 días que pronto terminan su ciclo anual.

Crisis: Ha sido global y local. Sin embargo, aunque el gobierno decía que República Dominicana estaba “blindada”, este ha sido el año del “desguañangue” de la economía dominicana. Y, ¡ a qué costo! Aunque muchos habíamos advertido desde 2011, del déficit fiscal, no fue sino hasta que concluyó el período gubernamental anterior, cuando muchos dominicanos despertaron de la realidad económica. El déficit fiscal del gobierno ha sido el mayor de toda la historia dominicana, y el gobierno impuso su sexto parche tributario cuando el pueblo dominicano no rompió un solo plato del Estado.

Corrupción: Nunca antes en la democracia reciente, se habían producido acusaciones y denuncias sobre actos de corrupción que vinculan a funcionarios del gobierno como lo ocurrido en este año. La exhibición de riqueza, arrogancia y poder por funcionarios públicos fue una constante, que todavía continúa en el actual gobierno. Esto, unido al uso de los recursos del Estado en el pasado proceso electoral, y la ‘corporativización’ del PLD en todos los poderes del Estado, a través del déficit fiscal (desde el 2008), evidenció la debilidad institucional y la necesidad de reformas políticas urgentes para evitar que lo acontecido se vuelva a repetir en 2016.

Criminalidad: La inseguridad ciudadana, la delincuencia, el narcotráfico y la criminalidad crecieron en todos los órdenes en el país durante este año, incluyendo los feminicidios. Es cierto que hay oficiales y agentes honestos en la Policía Nacional, pero urge la reforma integral de esta institución, que también ha sido cuestionada.

Para combatir las tres “C”, necesitamos el pacto político entre todas las fuerzas vivas del país. Un solo partido ni el gobierno por sí solo lo pueden lograr. Todos, sí podemos hacerlo.

Comentarios cerrados.