Un envio del blog

Ley de Partidos

Enviado en 12 enero, 2013 Para 9:38 am Escrito por en Artículos de opinión

El índice de confianza en las instituciones dominicanas, publicado por el Barómetro de las Américas revela que los partidos políticos son quienes menos confianza ofrecen a los ciudadanos, al ocupar el último lugar. Es una demostración más de la necesidad de que, en el 2013, se produzca el pacto político, necesario y urgente, para transformar y modernizar las organizaciones políticas, de acuerdo con la normativa trazada por la Constitución.

En efecto, el artículo 216 de la Constitución dispone claramente que “la organización de partidos, agrupaciones y movimientos políticos es libre, con sujeción a los principios establecidas en esta Constitución. Su conformación y funcionamiento debe sustentarse en el respeto a la democracia interna y a la transparencia, de conformidad con la ley”.

Son dos principios constitucionales que deben ser cumplidos y respetados por los partidos políticos: el respeto a la democracia interna y la transparencia, dos elementos claves que contribuyen al fortalecimiento institucional. Sin respeto a la democracia interna, es decir a los procesos internos de elección de directivas y de candidatos, no se genera la credibilidad necesaria en la organización; y por otra parte, sin transparencia, no existiría el control y la regulación de los fondos recibidos por las organizaciones políticas.

La ley de partidos, junto con la ley electoral, son esenciales para el fortalecimiento de las instituciones democráticas en el país. Así como es urgente tener una ley que regule la gobernabilidad fiscal para evitar que los recursos públicos se utilicen en procesos electorales y se le otorguen otro destinos de los aprobados por la ley de presupuesto, es igualmente imprescindible pactar el marco legal de los partidos políticos.

Es un mandato constitucional al cual no puede ser indiferente quien ejerce la máxima voluntad política en el país. Es hora del diálogo y la concertación para que se apruebe este nuevo marco regulador que fortalecerá la democracia dominicana.

Comentarios cerrados.