Un envio del blog

PRD, por siempre

Enviado en 19 enero, 2013 Para 9:27 am Escrito por en Artículos de opinión

En su intervención en la Convención del Partido Demócrata celebrada el año pasado en la ciudad de Charlotte, a la cual asistí, el expresidente Bill Clinton describió en una sola palabra lo que es la política: “Aritmética”. La política es sumar, nunca restar y mucho menos dividir.

A lo largo de mi trayectoria en el PRD, siempre he trabajado por sumar, respetando los principios y las normativas consignadas en sus Estatutos. Mi hoja de servicio y sacrificio al Partido está a la vista de todos. Como ser humano, con defectos y virtudes, me la he jugado siempre por el Partido Revolucionario Dominicano.

Mi única falta por la cual se me pretende abusivamente sancionar de las filas de mi partido, es haber apoyado militantemente al candidato presidencial del partido, Hipólito Mejía, en las elecciones presidenciales de 2012.

Siempre he sido coherente y leal al Partido Revolucionario Dominicano. En 2008, apoyé, militantemente, al hoy presidente del Partido, y en ese entonces candidato presidencial, Miguel Vargas, en las elecciones presidenciales, e igualmente, respaldé a todos los candidatos a senadores, diputados, alcaldes y regidores en las elecciones de 2006 y 2010.

Los perredeístas saben quiénes pueden exhibir públicamente esa misma conducta de lealtad partidaria. Por eso, tengo mi conciencia tranquila y la frente en alto.

El lunes se conmemoran 74 años de la fundación del PRD en La Habana, Cuba. A lo largo de toda su historia, el PRD se ha puesto siempre por encima de las diferencias personales y grupales. Para hacer oposición al PLD y construir un proyecto político del partido para ganar en 2016, se necesita un PRD fuerte, coherente, con ideas y liderazgo.

Quienes quieren destruir el PRD no lograrán su propósito. 74 años nos convocan a defenderlo. Con la dignidad y la frente en alto.

Comentarios cerrados.