Un envio del blog

Los maestros

Enviado en 16 marzo, 2013 Para 8:55 am Escrito por en Artículos de opinión

El prócer Eugenio María de Hostos expresó que “Antes que nada, el maestro debe ser educador de la conciencia infantil y juvenil; más que nada, la escuela es un fundamento de moral”. Cuando uno observa la profunda inversión de valores que acontece en distintos segmentos de la sociedad dominicana, cabe preguntar: ¿Qué estamos haciendo para que la escuela sea “un fundamento de moral”?

La anterior reflexión viene a cuenta de la reciente ruptura del diálogo entre el Gobierno y la Asociación Dominicana de Profesores, ADP, en procura de convenir el salario de los maestros luego de la implementación del 4% del PIB para la educación en el presupuesto de 2013, tal como fue acordado por los diferentes candidatos presidenciales en el proceso electoral pasado.

Mientras las autoridades oficiales se han concentrado en dedicar el 31% del presupuesto del Ministerio de Educación en el renglón de construcción y rehabilitación de planteles, lo que equivale a RD$30,000 millones de pesos, la cifra dedicada al aumento salarial es inferior a los RD$7,000 millones de pesos, la cual se distribuye en RD$3, 391,204 para personal no decente y RD$2, 838,534 para personal docente. De ese personal, solo 63,000 personas son profesores.

Esto significa que la columna vertebral de la educación nacional que es el maestro o el profesor está recibiendo un salario base promedio de RD$8,964 por tanda (Más del 40% de los profesores solo tiene una tanda), y la propuesta de aumento oficial es apenas de un 20%, lo que equivale a RD$11,206 pesos. Por su parte, la ADP ha propuesto un salario base de RD$15,000, y en el marco del diálogo, propuso un salario base de RD$11,700 pesos, cifra que también fue rechazada por el sector oficial.

Si queremos regenerar la educación nacional tiene que comenzar con ajustar el salario de los maestros para que puedan ofrecer educación de calidad. Apoyo total al reclamo de los maestros. Necesitamos más educación, de calidad y con dignidad.

Comentarios cerrados.