Un envio del blog

Peña, PRD y futuro

Enviado en 10 mayo, 2013 Para 10:19 am Escrito por en Artículos de opinión

Por: Orlando Jorge Mera.

El 10 de mayo conmemoramos 15 años del fallecimiento de José Francisco Peña Gómez, líder de siempre del PRD, y padre de la democracia dominicana. Aún recuerdo su despedida desde el Centro Olímpico hasta el Cementerio Cristo Redentor, el pueblo acompañándolo. Caminé todo el trayecto, al lado de su féretro. Peña, el líder de las masas, despedido por el pueblo, la gente y los compañeros del partido.

La fecha es precisamente oportuna para hacer una reflexión sobre el PRD, su actual situación y las perspectivas futuras. Fue Peña Gómez que nos enseñó a estar siempre presente en la base de la sociedad, de ahí la fortaleza del partido, que, hoy por hoy, es la principal fuerza política del país. El PRD es un sentimiento que está en las entrañas del pueblo, y por eso, aún en estos momentos difíciles que vivimos, la mayoría de los dominicanos y amplios sectores de la vida nacional, tienen puestas sus esperanzas en el PRD, y reclaman pronta solución a la actual crisis partidaria.

Ante la concentración del poder que exhibe el PLD y ante la acumulación de riqueza de sus funcionarios de la pasada y de la actual administración, sin que exista iniciativa oficial de perseguir y sancionar la corrupción, el PRD es la única esperanza que tiene la democracia dominicana para evitar un profundo retroceso institucional y una estrepitosa quiebra social.

Es hora de definir y pactar la hoja de ruta y la agenda que solucione la actual crisis. Los pasos se han dado acertadamente, con la mesura y la prudencia debidas. El único norte son los Estatutos del partido que disponen todo lo
relacionado con la Convención que deberá renovar la dirección partidaria. Devolver la soberanía del partido a quienes le corresponde: a su militancia.

Quienes desean dividir al PRD, no lo lograrán. Nuestro adversario es el PLD. Que se prepare, que los mejores días del PRD están porvenir. El futuro nos pertenece.
En honor a Peña Gómez.

Comentarios cerrados.