Un envio del blog

Delegados, fórmula Ovalle y voto universal

Enviado en 22 junio, 2013 Para 10:55 am Escrito por en Artículos de opinión

La última vez que delegados eligieron al candidato presidencial del PRD fue en la Convención Nacional Ordinaria celebrada en el Club de los Detallistas, en 1977. Hace 36 años. Yo tenía 11 años, pero por el hecho de que mi padre, Salvador Jorge Blanco, fue uno de los contendores, tengo en mi memoria ese evento histórico. Antonio Guzmán fue electo candidato, al recibir el apoyo de Jacobo Majluta, bajo la “Unidad de Acero”.

Desde entonces, el PRD inició la más extraordinaria revolución que partido alguno hubiese realizado en América Latina. Me refiero al cambio del mecanismo de selección de sus candidatos. Lo hizo de manera paulatina. Así, en 1981, se introdujo la “Fórmula Ovalle”, llamada en honor a su ideólogo José Ovalle, que consistió en admitir que los Comités de Base, con un límite de 13 miembros, pudiesen votar en las primarias. Un paso gigantesco. Mi padre ganó, gracias a esa fórmula, que reconoció el derecho del voto de la militancia. Ganamos así las elecciones de 1982.

Los delegados se preservaron para ratificar las votaciones de las primarias y para cumplir con las disposiciones estatutarias. En el 2000, los comités de base eran una realidad, triunfando en las elecciones. Así se inició la más grande conquista de la democracia interna del partido, cuando en 2004, se reformaron los Estatutos y se acogió el principio del voto universal para los principales cargos partidarios y candidaturas electivas.

Así he sido electo Secretario General en dos convenciones, (2005 y 2009). El PRD, que es escuela de la democracia, no puede mirar ni volver atrás, para que no nos pase como a la mujer de Lot. Las conquistas democráticas que exhibe el PRD, basadas en que la soberanía reside en la militancia, son nuestro norte. Pactar reuniones de los organismos es lo sensato, y respetar el derecho de elegir y ser elegido. Si así lo hacemos, podemos construir la opción de poder para 2016. En honor a nuestra historia, que es la historia de la democracia del país.

Comentarios cerrados.