Un envio del blog

52 años del PRD

Enviado en 06 julio, 2013 Para 10:49 am Escrito por en Artículos de opinión

El 5 de julio se conmemoran 52 años de la llegada del PRD a la República Dominicana. Fue el 5 de julio de 1961, cuando AngelMiolán, Nicolás Silfa y Ramón Castillo pisaron suelo dominicano, tras la caída de la tiranía, iniciando la transición democrática que desde entonces, con sus altas y bajas, ha tenido el país hasta nuestros días.

La historia reciente de la República Dominicana no puede escribirse sin mencionar las siglas del PRD, el partido que se ha impregnado en el sentimiento popular de la mayoría de los dominicanos. Solo así, se puede explicar que de los últimos 7 presidentes, 4 han sido provenientes de la fila del perredeísmo. Solo así, se puede entender que, en las últimas elecciones el PRD obtuvo el 47% de los votos, teniendo en contra al Estado, controlado por el PLD.

Indudablemente, el liderazgo de José Francisco Peña Gómez, convirtiendo al PRD en una organización incluyente, bajo la tesis de “Primero La Gente” y del “Gobierno Compartido” es el principal legado que exhibimos ante el país. Bajo esta amplia sombrilla, están las principales conquistas de las libertades y los derechos civiles y políticos, la libertad de expresión y difusión del pensamiento, la conversión de la estructura competitiva del país en el área de servicios, la seguridad social, las reformas en la justicia y en los poderes del Estado para lograr su independencia en la década de los noventa, y lo más importante, el respeto y la tolerancia ante las diferentes fuerzas políticas.

Este 52 aniversario nos encuentra en una profunda crisis, como consecuencia de la intervención del PLD dentro de los asuntos internos del PRD, lo cual viene produciéndose desde 2008, 2010 y 2012. Quienes quieren la división y la destrucción del PRD, no lo lograrán. Hay que extirpar al PLD dentro del PRD, porque el PRD es activo de la democracia dominicana, y le pertenece a su militancia y a su dirigencia.

Es hora del reencuentro, de la conciliación, del respeto a los Estatutos y a la regla de oro de la democracia (elegir y ser elegidos), de honrar a los pilares del partido, a los hombres y mujeres que han construido su identidad. El reto es fortalecer el partido, hacer oposición firme y útil, y construir la opción de poder hacia 2016. Los mejores días del PRD están por venir.

Comentarios cerrados.