Un envio del blog

Haití, Caricom y RD

Enviado en 30 noviembre, 2013 Para 11:32 am Escrito por en Artículos de opinión

La sentencia del Tribunal Constitucional que declara extranjeros a los hijos de inmigrantes ilegales nacidos en la República Dominicana, entre 1929 y 2010, ha provocado una crisis internacional, deteriorando las relaciones con Haití, y nuestros vecinos de la region, como la Comunidad del Caribe (Caricom).

El gobierno dominicano se ha mostrado incoherente en el manejo de la peor crisis diplomática de los últimos años. Lo que pudo resolverse con una decisión política de solucionar lo que, desde mi punto de vista, fue un regalo envenenado e inesperado, como lo fue dicha sentencia, se ha convertido en un elemento que va a pesar para el presente y el futuro de nuestras relaciones internacionales.

Desafortunadamente, el gobierno está atrapado por el sector más conservador de la derecha dominicana que entiende que ser dominicano es haber nacido en territorio dominicano, de padres dominicanos, y también, según ellos, hay que apoyar la sentencia del Tribunal Constitucional. Es decir, para ese sector, aquellos que rechazan la sentencia, por motivos legales justificados como es violar la propia letra de la Constitución, no son dominicanos tampoco. Craso error.

La solución del conflicto con Haití debe ser enfrentada mediante un acuerdo nacional, que involucre a las diferentes fuerzas políticas, y que resuelva, de manera definitiva, la situación de los miles de ciudadanos dominicanos de descendencia haitiana que se han quedado sin nacionalidad dominicana. Esta solución debe ser mediante un proyecto de ley.

Siempre se ha dicho que las relaciones entre Haití y nuestro país es como la de “un matrimonio sin divorcio”. Parece que sectores conservadores no lo entienden así, y han convertido esta situación en una crisis internacional. El presidente Medina debe retomar el diálogo con Haití, enviar una señal a la comunidad internacional, y avocarse a una solución rápida de esta crisis.

Comentarios cerrados.