Un envio del blog

Reflexiones de fin de año

Enviado en 28 diciembre, 2013 Para 11:20 am Escrito por en Artículos de opinión

El 2013 ha sido un año duro para la República Dominicana. La economía se estancó o creció muy poco, la calidad de vida se ha deteriorado y nuestro sistema democrático e institucional sigue bajo una amenaza constante. El gobierno del presidente Danilo Medina ha cambiado la forma de comunicar, pero en el fondo es más de lo mismo. La austeridad es un discurso, mientras que al interior de esta administración el gasto sigue disparado, la deuda insostenible y la impunidad se alza como política de Estado.

Confío que esto puede y debe cambiar. Los partidos de oposición, especialmente el PRD, debemos afianzar el trabajo de exigirle al Gobierno más resultados y menos palabras, cumplir las leyes y otorgar calidad de vida, servicios básicos y un mejor pasar a los millones de compatriotas que deben hacer magia para llegar a fin de mes y vivir de forma digna.

Creo y sueño con otro país, con una nación de prosperidad, de desarrollo con inclusión y de justicia social. Es el anhelo de grandes líderes de la humanidad que pudieron llevar a cabo las metas para sus pueblos. Ahí está el ejemplo del gigante Mandela, cuya lucha repercute hoy más que nunca en nuestro país. Tampoco ha sido sencillo este año para el PRD.

Las disputas internas han mermado nuestro accionar como oposición, dejando el camino libre al actual Gobierno, que no ha tenido el contrapeso necesario para construir una democracia sólida y duradera en el país. El 2014 será un año de decisiones y de enmendar el rumbo. Celebrar convención democrática y con padrón confiable, paa elegir la nueva dirección, es levantar al partido y al pueblo dominicano, despertar del letargo y trabajar de la mano, con voluntad para ganar el futuro en 2016.

Es el destino si por eso luchamos, es lo que reclama la mayoría de los dominicanos. Siempre lo sostengo y lo repito, cada vez con mayor convicción, los mejores días del PRD están por venir.

Los dominicanos somos personas que a pesar de todas las dificultades, siempre encontramos motivos para sonreír y salir adelante. La celebración por un nuevo año son momentos que debemos vivir en paz, armonía y en familia, para comenzar de la mejor forma el 2014, con más fuerza e ímpetu, por construir el país que las generaciones de hoy y mañana se merecen.

Comentarios cerrados.