Un envio del blog

La reforma laboral

Enviado en 27 marzo, 2014 Para 1:33 pm Escrito por en Artículos de opinión

Recientemente, el gobierno ha divulgado los resultados de la revisión realizada por la Comisión Especial para la Revisión y Actualización del Código de Trabajo, y a tal efecto, ha iniciado un proceso de consultas con diferentes sectores de la vida nacional. Revisando estos resultados, es fácil confirmar que la composición de la Comisión presenta un balance desfavorable al sector sindical, pues en los puntos conflictivos, aunque no fueron aprobados, la votación sobre los mismos fue 4-2, quedando claramente configurado el desbalance.

Se confirma la versión ofrecida por los representantes de los sindicatos en el sentido de que no cuentan con el apoyo en el sector oficial, lo que nos obliga a quienes estamos en la oposición y en la base de la sociedad, a redoblar los esfuerzos para impedir que se apruebe un nuevo texto que implique un duro golpe a los trabajadores dominicanos, incluyendo a la clase media profesional.

Preciso es recordar que el Código de Trabajo, aprobado en 1992, fue el resultado de una labor ardua realizada por tres destacados juristas como lo son Rafael Alburquerque, Milton Ray Guevara y Lupo Hernández Rueda, quienes lograron importantes consensos entre los sectores empresariales y sindicales. Ese Código ha servido para mantener la paz laboral en estos años, al margen de que no introdujo mayores reformas a la estructura orgánica del Ministerio de Trabajo.

Es inaceptable, como se ve en los puntos conflictivos divulgados ya de manera oficial, la pretensión de eliminar las conquistas laborales que tanto esfuerzo y sacrificio han significado para la lucha sindical y obrera en nuestro país. Resultaría un retroceso que nos llevaría a la época de Trujillo si se eliminan los principales logros de los empleados: Jornada laboral de 44 horas; cesantía; protección de las empleadas embarazadas; período de prueba de tres meses; y derechos adquiridos de los empleados.

Comentarios cerrados.