Un envio del blog

Peña, 77 aniversario

Enviado en 06 marzo, 2014 Para 6:31 pm Escrito por en Artículos de opinión

La democracia dominicana para evitar un profundo retroceso institucional y una estrepitosa quiebra social. Un día como hoy, 6 de marzo de 1937, nació José Francisco Peña Gómez, en la Loma de El Flaco, en Mao. Hoy, hubiese cumplido 77 años de edad. Pocos nos hubiésemos imaginado que, de estar vivo, Peña se habría encontrado con dos situaciones dolorosas y lamentables.

Por su condición de hijo de inmigrantes haitianos, como fueron Vicente Oguís y María Marcelino, quienes tuvieron que salir del país hacia Haití por la masacre de los haitianos de 1937, llevada a cabo por la dictadura, Peña habría sufrido en carne propia las consecuencias de la sentencia del Tribunal Constitucional que despojó de la nacionalidad dominicana a cientos de miles de personas que estaban en su misma condición. Estoy seguro que Peña hubiese sido una voz solidaria para que ese acto de injusticia fuese reparado.

La fecha es también oportuna para hacer una reflexión sobre el PRD, su actual situación y las perspectivas futuras. Fue Peña Gómez que nos enseñó a estar siempre presente en la base de la sociedad, de ahí la fortaleza del partido, que, hoy por hoy, es la principal fuerza política del país. El PRD es un sentimiento que está en las entrañas del pueblo, y por eso, aún en estos momentos difíciles que vivimos, la mayoría de los dominicanos y amplios sectores de la vida nacional, tienen puestas sus esperanzas en el PRD, y reclaman pronta solución a la actual crisis partidaria.

Ante la concentración del poder que exhibe el PLD y ante la acumulación de riqueza de sus funcionarios de la pasada y de la actual administración, sin que exista iniciativa oficial de perseguir y sancionar la corrupción, el PRD es la única esperanza que tiene la democracia dominicana para evitar un profundo retroceso institucional y una estrepitosa quiebra social.

La dolorosa crisis que vive el PRD reclama que luchemos adentro para superarla. No me cansaré de decirlo: Nací y crecí en el PRD. Le he dedicado más de la mitad de mi vida al partido, y no me imagino militando en ninguna otra organización que no sea el PRD.
Es hora de deponer actitudes. El diálogo es necesario para construir el PRD que queremos. Los mejores días del PRD están por venir.En honor a Peña Gómez.

Comentarios cerrados.