Un envio del blog

Se hizo justicia

Enviado en 19 junio, 2014 Para 12:01 pm Escrito por en Artículos de opinión

El 02 de junio de 2010 será un día inolvidable para el abogado Jordi Veras, pero también para la sociedad dominicana. Esa jornada su vida corrió peligro cuando sicarios intentaron asesinarlo por encargo de un hombre condenado y encarcelado por otros crímenes. Cuatro años y 15 días después, la justicia ha llegado y la verdad ha prevalecido.

A la memoria llegan muchos recuerdos. El más reciente, la entrevista que le hice a Jordi en mi programa Líderes, donde nos relató su testimonio, los momentos de dolor que ha vivido y cómo este caso debe servir de ejemplo para la sociedad dominicana. Jordi sobrevivió para decir basta a la violencia.

En aquella entrevista relataba que sus expectativas eran de una sentencia ejemplar, no por venganza, sino para enviar un mensaje poderoso a la ciudadanía de que estos atentados no deben ni pueden quedar impunes, para erradicar el crimen y los asesinatos, en definitiva, para terminar con el clima de inseguridad que nos arropa.

Aunque los implicados fueron condenados a 10, 20 y 30 años de prisión, es preciso revisar el ordenamiento penal de quienes cumplen ya condenas. Es sencillamente inaceptable que desde la cárcel un hombre sea capaz de orquestar un atentado no solo contra Jordi Veras sino contra Miguelina Llaverías, ex esposa de Adriano Román, víctimas que simbolizan el reino del caos en el que nos hemos sumido como país.

Es hora decir basta. No es posible tener que luchar tanto para buscar la justicia, mientras resulta tan sencillo doblegar la vida de otras personas, con la más absoluta ausencia de respeto. Hoy fue Jordi y Miguelina, ayer fueron Natasha y Suleika; mañana podemos ser nosotros. Nadie le devuelve estos años de dolor y angustia a Jordi Veras, pero su ética, transparencia y altura lo hacen un ciudadano sublime, un hombre que no decidió mirar hacia otro lado mientras el crimen se imponía. Cuatro años más tarde, por fin, se hizo justicia. Un abrazo solidario para Jordi, su padre, el Dr. Negro Veras, y toda su familia.

Comentarios cerrados.