Un envio del blog

Vulnerabilidad climática

Enviado en 05 junio, 2014 Para 12:12 pm Escrito por en Artículos de opinión

Hoy es el Día Mundial del Medio Ambiente, y no se encuentra con un país en serio riesgo ante el cambio climático, con ausencia de políticas ambientales claras, y cuyas consecuencias ya son visibles, cambios dramáticos en época de lluvias, períodos de sequía y el recrudecimiento de las temporadas ciclónicas, más largas y amenazantes que nunca.

República Dominicana es uno de los países más vulnerables del mundo al cambio climático. Así de enfático son los estudios con nuestra nación que es situado como el octavo país más amenazado, de acuerdo al Índice Global de Riesgo Climático de 2014, amenaza que es compartida por otros cuatro países del Caribe incluido Haití. Qué se ha hecho en los últimos años. Poco y nada, más discursos que palabras. El mismo gobierno ha reconocido esto en foros internacionales, y en palabras del actual presidente Medina, han explicado las consecuencias de no tener una estrategia de desarrollo sostenible. “La forma en que hemos organizado el desarrollo ha demostrado ser ineficiente, definitivamente no es equitativo y terminará afectándonos a todos, pero con mayor impacto a los países más vulnerables, como los centroamericanos y caribeños”, dijo el mandatario.

Desde el PNUD citan en base a la Estrategia Nacional de Desarrollo (END) y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que la República Dominicana carece de un ordenamiento territorial y ambiental, siendo por consecuencia, urgente la promulgación de políticas públicas que permitan el manejo sostenible del medioambiente y que nos preparemos de mejor manera a las amenazas del cambio climático.

Hay buenas señales en términos de proyectos, como saneamiento de ríos y arroyos, reforestación y conservación de cuencas hidrográficas, pero debemos llevar estas iniciativas a la práctica, y construir una conciencia ciudadana de respeto al medioambiente, pues son estas acciones las que nos permitirán vivir en un país sostenible, y legar esta tierra a nuestros hijos y nietos, lo más respetuosa con su entorno posible.

Comentarios cerrados.