Un envio del blog

Batalla a los feminicidios

Enviado en 31 julio, 2014 Para 2:08 pm Escrito por en Artículos de opinión

Hace unos días leí el testimonio de María Teresa que llegó a un periódico de la capital a denunciar que por años su expareja la ha maltratado y amenazado de muerte. Según contó, al agresor no le han valido las órdenes de alejamiento, los golpes y amenazas se han mantenido. Renunció a su trabajo y se fue al campo, es decir, terminó abruptamente con su forma de vida producto de un sistema que no la protege.

Esa historia se repite una y otra vez en toda la República Dominicana. La cultura machista y la débil respuesta de las autoridades han permitido que al 20 de julio de este año, 117 mujeres perdieran la vida a manos de sus parejas o ex, una realidad que nos golpea pues revela la peor cara de la sociedad dominicana, la involución y el machismo como su principal consecuencia.

En números y relatos, los feminicidios ganan la batalla. Desde el año 2005, le estoy dando seguimiento a este tema, y aunque en el 2013 hubo una leve mejoría con respecto al 2012, este año ha sido todo lo contrario. Los asesinatos a mujeres aumentaron en un 54%, más muertes que epidemias como el dengue o el cólera.

Todos y con un propósito común, debemos trabajar por terminar con el suplicio de aquella mujer que tuvo la valentía de hacer público su caso, y más aún exigir una respuesta de la autoridad que debe ser contundente. Si ella decidió enfrentar al machismo y la violencia, entonces el país debe respaldarla, en acciones concretas y preventivas, y dotar al Código Penal con las facultades necesarias para castigar a los responsables. Además, la necesaria prevención que debe estar en la educación, para erradicar la cultura machista en el país.

Una de cada cuatro mujeres sufre violencia a manos de su pareja. No podemos detenernos, ni en la denuncia ni en el cumplimiento de la ley, para que esas cifras se diluyan junto con una pesadilla interminable para miles de mujeres de la República Dominicana, y muy especialmente a sus hijos que también son las víctimas olvidadas. Es hora de la ganarle la batalla a los feminicidios.

Comentarios cerrados.