Un envio del blog

¡Bien por Solís!

Enviado en 17 julio, 2014 Para 12:58 pm Escrito por en Artículos de opinión

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, hizo lo que nunca se había hecho: Emitió un decreto prohibiendo la exhibición de su foto oficial en las oficinas públicas, y eliminar su nombre en las tarjas que se construyen con motivo de inauguración de obras públicas.

Luis Guillermo Solís ha roto los esquemas y ha dado un golpe a la mesa del caudillismo, eterna práctica en América Latina y el Caribe, más encomendados a los “iluminados” que al funcionamiento de las instituciones.

El presidente Solís propone y está convencido de que eso cambiará, y qué mejor que empezar por casa. “Eliminaremos las placas con nombre en toda obra pública en mi gobierno, porque las obras son del país y no de un gobierno o un funcionario en particular”, dijo al firmar el decreto.

Es un caso extraordinario en medio de la tradición mesiánica de nuestros países, incluyendo a la República Dominicana, donde el caudillismo ha estado presente en gran parte de nuestra historia. Solo recordar que en la dictadura, cada casa tenía que tener el letrero del entonces Jefe. Desde ahí, viene el presidencialismo simbolizado en nombres de puentes, o en las fotos de las cajas de navidad, o en las grandes fotos exhibidas en los salones de las oficinas públicas. Ni hablar de las revistas oficiales cargadas de fotos de presidentes y ministros que opacan las mismas informaciones del gobierno.

Nuestro país y las generaciones que vienen deben verse en el espejo de la institucionalidad y el respeto a la democracia, no dejarse llevar por vientos que prometen mucho y poco cumplen, por quienes levantan antorchas para alimentar el ego, y no a un pueblo que sigue a la espera de mejores días.

Solís dijo: “El culto a la imagen del presidente se acabó, por lo menos en mi Gobierno”. Queda en nosotros perpetuar y expandir esta esperanzadora señal.

Comentarios cerrados.