Un envio del blog

Democracia diluida

Enviado en 24 julio, 2014 Para 3:28 am Escrito por en Artículos de opinión

Para las elecciones de 2016, el PRD habrá estado 12 años fuera del poder. Se trata del segundo período más largo en la historia de la organización política, sin que un presidente ocupe el Palacio Nacional, si tomamos en cuenta que cuando alcanzó el poder en 1978, pasó antes 16 años en la oposición.

Quienes hemos luchado por recuperar su cauce democrático, y abrir las puertas de la victoria, vimos con tristeza, pena y vergüenza lo acontecido el pasado domingo en la convención organizada por la dirección del partido. Fue la Convención número 30, pero vale decir, que, en ninguna de las 29 anteriores, con sus altas y sus bajas, se fue testigo de un proceso en el que se diluyeron los principios sobre los cuales el partido se construyó.

El atropello a los medios de comunicación, en medio de disparos de armas de fuego y tensión por no respetar la disidencia interna, nos ha llevado a un punto de inflexión, a mostrar la peor cara de un partido que ha tocado fondo y que evidenció cómo se diluyó lo más sagrado: la democracia.

Resulta inaceptable que compañeros de raíces perredeístas, hayan sido excluidos en un padrón viciado que siembra la cizaña de la división. Una señal irrefutable, el impedimento para votar y el rechazo de delegados de todos los candidatos. Esa exclusión tuvo un alcance personal, mi familia y yo no aparecemos en el padrón. Por primera vez, no pude votar en el proceso interno.

Una elección que impide pensar distinto no es tal, no es la democracia que nuestros líderes históricos han legado, ni es el PRD que soñamos con entregarle a las futuras generaciones.

Recuperar la democracia en el PRD será una tarea extraordinaria. Bajar los brazos no es una opción, tenemos un compromiso con la historia y con la mayoría de los dominicanos que quieren un cambio en el 2016. Anhelo al PRD de Peña y construir una opción de poder es mi meta. La lucha ha comenzado.

Comentarios cerrados.