Un envio del blog

Regenerar la democracia

Enviado en 18 septiembre, 2014 Para 12:12 pm Escrito por en Artículos de opinión

Esta semana, Naciones Unidas celebró el Día Internacional de la Democracia, en un momento en que tanto global como localmente se percibe un franco retroceso de las principales conquistas por la lucha de la libertad. En nuestro país, los últimos años han sido marcados por el control del PLD en todos los poderes del Estado y un sistema construido para cercenar las oportunidades a la mayoría de los dominicanos, lo que queda reflejado por la corrupción y la amplia brecha social.

La coincidencia de que la conmemoración de esa fecha, que tuvo su origen en el apoyo y reconocimiento a las democracias emergentes, tuviera lugar en las vísperas en que la organización política fundada por Juan Bosch y liderada por José Francisco Peña Gómez, dos próceres de la democracia dominicana, sepultara las conquistas ganadas por las bases del partido.

El pasado domingo 14 de septiembre, el PRD regresó al pasado, al eliminar de sus Estatutos, lo que había sido un logro ganado por sus dirigentes y militantes: las primarias con voto universal, y re-estableció la elección del Candidato Presidencial por voto de delegados. Recuerdo que la última vez que esto ocurrió fue en 1977.

A partir de la Convención celebrada en 1981, se inició el punto de inflexión, con la introducción de la “Fórmula Ovalle”, que fue el comienzo de la más grande revolución interna y que permitió que los Comités de Base de cada zona y de cada municipio del país, pudieran votar directamente por el Candidato Presidencial.

Con el paso de los años, el sistema se fue perfeccionando y ampliando, y cada candidato presidencial fue electo por las bases, militantes y simpatizantes. El PRD fue el primer partido en América Latina en establecer este sistema, y hoy vemos como partidos europeos, como el PSOE, han asimilado las primarias abiertas para elegir a sus autoridades y sus candidatos.

Se trataba de una conquista que la reforma de los Estatutos de 2004 oficializó, incluyendo las primarias abiertas con el voto universal, lo que ratificó que la soberanía residía en la militancia del PRD. Hoy, esas conquistas se apagaron, tristemente.

Lo del pasado domingo no puede ser en ningún caso motivo de celebración para el PRD. Elegir candidatos de la forma menos democrática se trata de una involución, es darle la espalda al sacrificio de mujeres y hombres de enorme trayectoria. Por ellos, por los jóvenes y el futuro del país, no descansaremos en nuestra lucha por recuperar y regenerar la democracia.

Comentarios cerrados.