Un envio del blog

Al rescate de la Constitución

Enviado en 06 noviembre, 2014 Para 11:43 am Escrito por en Artículos de opinión

Hoy se conmemora el 170 aniversario de nuestra primera Constitución, conocida como la Constitución de San Cristóbal, proclamada el 6 de noviembre de 1844. Es muy probable que de todos los aniversarios que ha conmemorado el pueblo dominicano, el de hoy sea el más significativo por que estamos viviendo un momento histórico en el que las instituciones democráticas, establecidas en la Constitución de 2010, están siendo puestas a prueba, en cuanto a su independencia y capacidad, por las mismas fuerzas que las crearon y que tienen control de todos los poderes del Estado.

Philip Pettit, uno de los politólogos y filósofos modernos del constitucionalismo, en su obra “Republicanismo” (1997), alerta sobre esta situación al afirmar: “No tiene sentido erigir instituciones o tomar iniciativas que reduzcan la dominación que va con el control, si los instrumentos con que se consigue permiten al propio tiempo el tipo de dominación que va con el imperio; lo que se gana por un lado, se pierde – tal vez sobradamente- por otro… Ningún individuo, ningún grupo, debería poder decidir discrecionalmente el modo de usar esos instrumentos. Ninguno debería ser capaz de hacerse con ellos: no el benevolente y devoto del bien público, ni menos el capaz de interferir, a favor de sus propios fines banderizos, en las vidas de sus conciudadanos. No debería permitirse a nadie la manipulación a capricho personal de las instituciones y las iniciativas a que se tenga acceso”.

Así vemos cómo para proteger intereses políticos, acusados de denuncias de corrupción y de enriquecimiento ilícito, el PLD elige a jueces vinculados a su propia organización política para asegurar fallos carentes de imparcialidad. El PLD hiere groseramente a la Carta Magna.

Lo mismo ocurre cuando el mismo Tribunal Constitucional entierra el artículo 26.2 de la Constitución, establecido por ellos mismos, y que dispone: “Las normas vigentes de convenios internacionales ratificados regirán el ámbito interno, una vez publicados de manera oficial”.

En este día, el reto es rescatar el “imperio de la ley y no de los hombres”, y regenerar la democracia, con instituciones independientes, para respetar los derechos e impartir justicia con equidad.

Comentarios cerrados.