Un envio del blog

No más violencia machista

Enviado en 27 noviembre, 2014 Para 5:46 pm Escrito por en Artículos de opinión

El principal problema para las mujeres en la región: el feminicidio… la violencia contra las mujeres – Comisión Interamericana de Mujeres.

República Dominicana vive una crisis de violencia que ha terminado con la vida de 72 mujeres hasta octubre de este año, superando el índice del año pasado. Lo que es peor, me temo que han fallecido más mujeres de las que el Estado ha reconocido, dejando al desnudo el horror de una cultura machista que debemos erradicar.

Cuál ha sido el accionar de las autoridades. Habría que recordar una sola acción concreta del Ministerio Público o del Ministerio de la Mujer para erradicar la violencia, a esta altura, tarea difícil. La pasividad y la indiferencia se han transformado en una política de Estado, volteando la cara hacia otro lado mientras las muertes no solo persisten, sino que aumentan.

De mi formación en mi hogar, he obtenido el conocimiento y la conciencia de mantener y profundizar las conquistas sociales. Asimismo, de tener en cuenta los enormes desafíos que en materia de género la República Dominicana tiene por delante. Al 2014, seguimos viviendo en épocas pasadas, donde la vida, dignidad y derechos de la mujer son cuestionados, una condena al subdesarrollo.

En el país, cada semana del año, son asesinadas entre una y dos mujeres, engrosando el listado mundial donde por lo menos el 50% de asesinatos a mujeres involucra a su pareja o ex, según la Hoja Informativa Femicide: a global problem. Ese mismo informe nos sitúa como uno de los países más propensos a feminicidios, relación directa con la violencia general que nos azota. La violencia machista está matando.

Qué debemos hacer entonces. Soy creyente de que los cambios son a través de políticas públicas efectivas, pero también a través de la formación en nuestros hogares, el núcleo social. Es ahí donde debemos traspasar el valor del respeto y la tolerancia, la conciencia, el sentido de la responsabilidad y la defensa de los derechos de la mujer. Solo así podremos construir un país libre de asesinatos, enemigo de la violencia, aliado de la vida.

Comentarios cerrados.