Un envio del blog

“El momento de nuestra generación”

Enviado en 25 enero, 2015 Para 2:11 pm Escrito por en Ponencias

Palabras licenciado Orlando Jorge Mera
Acto de apoyo a Luis Abinader, Candidato Presidencial del PRM.

25 de enero de 2015.

Amigas y amigos, compañeros de partido, ciudadanos comprometidos con el cambio de rumbo que República Dominicana necesita.

Mi vida ha estado ligada a la política; en casa aprendí los valores sociales y morales que me han regido en mi actividad partidaria; el PRD fue siempre mi bandera y estandarte, y sus líderes históricos, la inspiración para recibir con humildad los momentos de gloria, y con sabiduría los instantes más oscuros.

Para nadie es un secreto el momento crítico que vive la democracia dominicana, y más preocupante, el insostenible rumbo que lleva la República Dominicana. Lo que hagamos hoy impactará inexorablemente el futuro inmediato. De ahí la importancia de saber elegir el camino y las personas idóneas que las circunstancias las han convertido en el hombro en el cual nos debemos apoyar.

Soy demócrata y constitucionalista; soy creyente en el poder de las bases de un partido, tanto o más como en la voluntad popular de un pueblo que no se rinde ante la adversidad; soy además, un convencido de que parte de la democracia conlleva el apoyo al recambio generacional, a que nuevos liderazgos emerjan y con ellos, las ideas y visión tengan riqueza en sus propuestas y la inspiración de quienes les antecedieron.

La democracia también es alternancia, es oportunidad para quienes tienen los méritos y la preparación; para quienes han trabajado por los intereses colectivos de una bandera y el bien común de todo un país; la democracia es la grandeza de conocer cuál es nuestro rol en la historia continua, el papel que debemos jugar en cada acto, la misión que estos tiempos nos ha encomendado.

Compañeras y compañeros,

República Dominicana nos necesita. Cuatro millones de personas viven en pobreza, otro millón y medio en pobreza extrema. La desesperanza abunda en las calles, se mezcla con la violencia y el crimen, y la corrupción y la impunidad arropan a los gobiernos del PLD, con la resignación de que las promesas de siempre fueron solo ilusiones. Hoy, es un día para exclamar ¡Basta ya!

A la mujer, al joven, al envejeciente, al dominicano de a pie, les vamos a demostrar que sí es posible un país inclusivo, con oportunidades, una República Dominicana digna.

Amigas y amigos,

Veo caras conocidas en la audiencia, hoy enfilados en el Partido Revolucionario Moderno, que es la fuerza más importante del país, y cuyos liderazgos tienen la alta responsabilidad de conducirnos al poder. Ustedes han elegido un camino que respeto y valoro. Hoy, me uno a ustedes.

Desde las elecciones de 2012, hasta la fecha, ha sido una gran oportunidad para ver quiénes están comprometidos, quiénes abogamos por la democracia y la cultura del diálogo y el respeto; quiénes de verdad no vamos a bajar los brazos por construir una alternativa de poder que derrote al PLD en el 2016 y abra las puertas de un futuro sin pobreza, con desarrollo sostenible e igualdad de oportunidades.

Veo también nuevos liderazgos, forjados a lo interno del PRD, de José Francisco Peña Gómez, y que hoy representan a esta generación, llena de vigor y entusiasmo, comprometida con el país, convencidos de que las oportunidades que ellos han tenido, también la puede tener el joven que nació en un barrio marginado de la capital; la mujer que no conoce otra frontera que la de un pueblo perdido del sur del país. Ahí radica el tesoro de la República Dominicana, en la vitalidad de su gente, en las ganas de salir adelante.

Por eso hoy estoy aquí ante ustedes. Vengo en persona a asumir el compromiso de trabajar por el futuro de la República Dominicana, a labrar de la mano de cada uno de ustedes un camino donde existan reales posibilidades de crecimiento para la mujer; oportunidades de educación y trabajo para el joven; y donde exista la valoración y dignidad que el adulto mayor merece. En definitiva, un camino testigo de que los sueños son posibles y la esperanza es recuperable.

Compañeras y Compañeros, No existe proceso en la historia que no tenga rostro ni liderazgo. Desde hace tiempo he venido observando las acciones de este líder, a quien conocí desde 1978 cuando compartimos por seis años las aulas del Colegio Loyola; su éxito profesional lo ha trasladado a la arena política, y ha fortalecido su impronta de diálogo e ideas con todos los sectores; la práctica de reunirse con las bases y las directivas, sin distinción más que el compromiso de trabajar por el país.

Además de mi admiración y respeto, con este hombre comparto una amistad, días y noches de trabajo en la pasada campaña electoral. En esas jornadas vi su fortaleza, convicción y más importante aún, una proyección que no conoce límites.

¡Por eso y más, Luis Abinader es a quien anhelo ver como próximo presidente de la República Dominicana!

Luis, tienes en mí un soldado más en esta cruzada electoral; en esta batalla por cambiar el destino del país y construir un futuro mejor, tienes en mi persona un apoyo irrestricto y comprometido, porque sé que tu victoria será la de todo un país, y que en mayo de 2016 no solo estaremos celebrando la culminación de un proceso exitoso, sino el inicio de los mejores días que hoy la gran mayoría desea.

Con Luis Abinader, con el pueblo dominicano, con todas y todos ustedes, ¡Venceremos!

¡Muchas gracias, Dios los bendiga!

Comentarios cerrados.