Un envio del blog

Apoyo a Luis

Enviado en 06 febrero, 2015 Para 4:36 pm Escrito por en Artículos de opinión

Ha llegado el momento de ganar el futuro. República Dominicana necesita de ciudadanos que estemos comprometidos con la democracia, con oportunidades para todas y todos y con un futuro sostenible donde la ciudadanía tenga empleo, salud, vivienda y viva en una clima de seguridad. Es posible, tengo la más absoluta convicción.

La consulta y la reflexión me han guiado durante toda mi carrera política, cuya meta es, ha sido y siempre será la de aportar para construir una opción de poder distinta y así permitir que la prosperidad llegue a las orillas del país. En ese camino se han cerrado puertas, muchas veces de forma injusta e incomprensible, pero al mismo tiempo se han abierto otras, trayendo consigo oportunidades para trabajar con personas afines y capaces, con ideales comunes y una meta colectiva.

Hace unas semanas tomé la decisión de apoyar a Luis Abinader, quien mostró toda su capacidad en las pasadas elecciones de 2012, y quien representa a mi generación. Ese fue solo el comienzo. Hoy, su consolidación política se confirma, no olvidando jamás la importancia de estar cerca de las bases, de sostener ideas por el bien común del país y de establecer dentro de la diversidad, el necesario consenso, para convocar voluntades y ser la voz cantante del futuro inmmediato en las elecciones de 2016.

Mi participación en el Partido Revolucionario Moderno (PRM), a cuya dirección agradezco haberme designado Presidente en Funciones, junto a otros dirigentes meritorios, se ha ido profundizando con el tiempo, porque se trata de la plataforma política de oposición que puede fortalecer todo el espectro que anhela un futuro mejor y un país distinto. Para ello, resulta imperativo derrotar al PLD en mayo próximo.

Este proyecto crece como crece la esperanza de todo un pueblo; estos sueños se hacen palpables, tanto como lo serán los de los jóvenes que anhelan una oportunidad, como el de las mujeres que piden justicia y equidad, y de todos los dominicanos que exigen las promesas incumplidas, el retorno de una confianza maltrecha. Les digo, estoy seguro, este el camino del futuro, de la inclusión y de la prosperidad que juntos podemos construir.

Comentarios cerrados.